¿He oído FIB?

Hola amigos, tras bastante tiempo sin escribir aquí estoy de nuevo con una gran noticia. No me culpéis de este tiempo sin escribir nada, he estado con la selectividad y no sabéis el tiempo que me ha quitado.

Pero después de un verano de penitencias, la playa, las siestas en la terraza, piscinita…por fin el jefe trae una buena noticia: ME VOY AL FIB!

FIB, ¡allá vamos!

FIB, ¡allá vamos!

Siempre pensé que mis únicas posibilidades pasaban por el Rototom, pero como buen hispter lo he conseguido y esta noche estaré viendo a Muse y bueno, me acercaré a ver a Fasenuova para poder hablar del underground del FIB con mis colegas.

No hay que olvidar, y vaya por delante que no es mi mayor motivación, toda la zona de comida: kebab, tikka masala, parrilla argentina… qué grande. Además, allí no hay preocupaciones y puedo acercarme a los muros y mear con el jefe.

IMG_9792

Preparado para triunfar

Uno ya se ha puesto sus mejores galas, me he limpiado bien el sobaquillo, que ocasiones así no pasan todos los días. Malditas Hawkers, no me han llegado a tiempo. Un lametazo amigos.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

Me hago mayor

“A ver cuando escribes algo”, “tienes el blog abandonado”, “se te va a olvidar escribir, con lo que nos costó enseñarte”, “no seas perro y escribe algo, Floc”, “deja ese calcetín”.

Los últimos meses he tenido que escuchar, una y otra vez, este tipo de reproches por parte de los Jefes ante mi “dejadez”, como ellos lo llaman, en lo relativo al blog. Entrecomillo lo de dejadez porque no es tanto así. Vale, es verdad, desde febrero que no escribo nada nuevo, pero es que nadie me deja que me explique. ¿Vais a dejar que me explique?

Que mal verano he pasado...

Que mal verano he pasado…

El caso es que me hago mayor. Los años perrunos cuentan como por 10 años durante los dos primeros años de vida. O eso he leído en la revista Nature. Por lo tanto, agarraos bien…ya tengo unos 12 años. Claro, de repente, son todo decisiones: ¿bachillerato científico o letras?¿Tocar la guitarra, el piano, o jugar a fútbol? Esto obviando que me he dejado cosas por hacer, como por ejemplo tomar la comunión…tendré que sacar tiempo de la nada, o quitárselo a mis 14 horas de sueño diarias (los veterinarios recomiendan 16 horas, ojo), para hacer la catequesis.

En fin, que no quiero excusarme, pero es que esto de crecer no es que me dé perro, es que no tengo tiempo para todo. No he querido mencionar que he estado veraneando en Benicàssim porque, quizás, las mentes más malévolas fueran a pensar que he pasado el verano entre la playa, piscina y festivales. Pues ni aunque quisiera: si entro en la playa, 60 pavos de multa al Jefe; si entro en la piscina, los vecinos me miran mal; a los festivales, prohibida la entrada -la verdad es que solo lo probé con el FIB, con mis Knockaround, y ni por esas. Tal vez el Rototom…Así que nada de veranito ni vacaciones.

Pues nada, me despido hasta la próxima, he aprovechado que hoy llueve y no puedo hacer mis recados para escribir un poco. A ver si llueve un poco más a menudo. Sólo (me niego a no poner la tilde por más que diga la RAE que no hay confusión, ya llegaré un día a tener un sillón en la RAE y se las verán conmigo, llamadme clásico), decía que solamente (equivale a sólo) con pensar que el próximo junio tendré 20 años ya me entra el estrés: la selectividad, la uni, trabajar, el carnet de conducir…esta sociedad, como aprieta. Voy a echarme una siesta a ver si me tranquilizo. Un lametazo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

Sueños

Todo estaba fabricado de jamón york. Paseaba por la calle El Pozo, cruce con la avenida Campofrío, y alternaba un mordisco a las farolas con otro a las ruedas del coche, en cualquier caso todo sabía a delicioso jamón york de primera calidad. Desde todos los costados se desprendía ese olor a delicioso jamón cocido. La ciudad de Navidul era como un sueño para un servidor…

Era un sueño. Lo era hasta que el Jefe me ha despertado por la mañana, considerando que las 13 horas de un 27 de febrero era momento de levantarse, qué sabrá él. De mala gana moví el rabo simulando alegría al ver sustituida mi visión de la ciudad de Navidul por la del rostro del Jefe, con la vaga esperanza de que me diese una loncha de ese jamón de york que sé que guarda en la nevera. Si no es por mí, es que se va a poner malo. Pero no hubo suerte.

¿Me tiro o no me tiro? ¡Floc, hay razones para vivir! El jamón de york, los canelones, la paella…

Para no parecer un desagradecido, he de admitir que en seguida hemos salido a dar una vuelta por el barrio, cosa que me agrada tremendamente y que me proporciona pequeñas dosis de comida prohibida -entiéndase comida prohibida todo aquello que no sean esas bolitas de pienso. Hoy no hemos podido pasear mucho puesto que el Jefe se ha dormido en los laureles y me ha despertado demasiado tarde, así que nos hemos dirigido a la casa de la tortura.

Habéis acertado si estáis pensando que he vuelto a exagerar con lo de la casa de la tortura. No es más que la casa de los abuelos del Jefe, también les llamo Jefes, yo me entiendo. Allí toda la estirpe de los Jefes se reúnen a diario para comer deliciosos manjares a los que, por descontado, insisten en no invitarme. Con la abuela del Jefe he hecho muy buenas migas, con chistorra y longaniza. La verdad es que nos llevamos muy bien, así que a escondidas del Jefe todos los días me da algo, algo que por supuesto siempre considero insuficiente, pero se lo curra mucho igualmente. Hoy me ha preparado un canelón, los jueves suele cocinarlos. He notado que hoy le ha añadido un poco de hígado de conejo, la verdad es que le han quedado geniales. (Nota mental: digo han quedado geniales suponiendo que los otros canelones que yo no he probado estaban igual de buenos que el -único- que he comido).

El caso es que a mí un canelón me dura menos que un trozo de jamón de york en la puerta de un canódromo, así que es entonces cuando comienza la tortura. Hoy le he contado hasta 8 canelones al Jefe, que además come con cansina lentitud, por más que insisto no me deja que le eche una mano. Imaginaos una hora así. Dios me ha dotado de un olfato inigualable y de un apetito sin igual, y allí están, encima de la mesa, como esperando a que se enfríen, ocho canelones con su bechamel, su queso, su carne, su hígado. Esa es mi tortura.

La escena siempre termina igual: tras meditarlo profundamente, el Jefe al fin termina su abundante ración y nos vamos de vuelta a casa. Suelo llegar y comerme a regañadientes las bolitas esas de pienso, para después echarme una buena siesta, como manda la tradición.

Y en esas estoy, exprimiendo los últimos gramos de fuerza que me proporciona un canelón antes de caerme dormido encima del notebook. Una nueva siesta y con suerte, otro sueño como el de ayer. Un lametazo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)

Postales del mundo: mi nuevo amigo Marcel

Llevo un mes sin tener un ratito libre para hacer el perro con el ordenador y actualizar el blog. Con las tasas de paro que hay y todo esto de la crisis no entiendo como puedo estar tan ocupado.

can guicho

Así me imagino a Marcel, con la ayuda de Google. Sale bien en la foto el tío. En mi próxima reencarnación si no soy un águila me pido ser un Can Guicho.

Durante los últimos 30 días he estado planificando el marcado de terreno de mi barrio. Me he hecho un esquema mental, descargado un mapa de Google Maps y preparado un excel para que no quede ningún rincón de mis habituales rutas con los Jefes sin marcar. Es que he descubierto que puedo dosificar mis meadas y así mi rastro se puede multiplicar por hasta 4 si me lo propongo, y me lo propongo.

Esto suena hasta idílico si no fuera por el “detallito” -sarcasmo- de que los Jefes tiran agua sobre mi meado cada vez que lo hago, y adiós faena. Todo mi trabajo se viene abajo cada vez que veo esa maldita botella de Lanjarón lastimosamente reutilizada -Jefes, un poco de sentido estético y cambiad esa cochambrosa botella.

El caso es que todo esto me quita mucho tiempo y tengo en la recamara hasta 3 postales del mundo, pero hoy os voy a presentar la que me mandó mi colega perruno Marcel. Nos hemos conocido por el blog y me ha mandado una postal chulísima de Cantabria, su tierra natal.

Según cuenta es un Can Guicho. Por supuesto yo sólo conozco unas pocas razas de perros, la de mi madre, Teckel, y la de los Rottweillers, porque me han comentado que si me cruzo con ellos no haga mis habituales abrazos, que tienen mal pronto. Pero bendito Google, he buscado y me he podido hacer a la idea de como es Marcel, mi colega del norte.

Os dejo su postal, esa playa tiene una pinta estupenda para echar unas carreras y rebozarse un poco. Si alguna vez me acerco por el norte te mando un Whasttsapp Marcel, y muchas gracias por la postal. Un lametazo.

Esa playa mola mucho.

Esa playa mola mucho.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (5 votes cast)

Maldito viento

Ola k ase.

Ola k ase.

Algunos ya estáis pensando, ‘vaya, que raro, Floc quejándose de algo’. Pues sí, soy un cascarrabias, pero es que lo mío con el viento es algo personal (llevo 15 minutos preguntándome si como perro debería sustituir ‘personal’ por ‘perruno’).

El caso es que estos últimos días hace un viento bastante fuerte. El Jefe anda por casa hablando con tecnicismos acerca de un “viento de mistral” o de “situación advectiva”. Lo que viene siendo un viento del copón.

Siempre me las he dado de ser un perro bastante listo, sin ir más lejos tengo un blog y, bueno, mi ortografía es bastante buena para formar parte de ese selecto grupo de la LOGSE. Además, que leo bastante a menudo y me he comido algunas hojas de la mejor literatura. Pues bien, mi mundo hoy se ha venido abajo.

El viernes hizo un día de perros. Lo de un día de perros no lo entiendo demasiado, a mi me pareció un día horrible, me hubiera quedado bien a gusto en casa, así que de perros nada. Pero sigamos.El viento arreciaba y salí de paseo vespertino. Lo hice apretando las orejas para que no se me levantaran sin obtener el resultado deseado, a la primera esquina ya las tenía del revés y con el maldito soplidito que atravesaba rápido martillo, estribo y yunque para dar de lleno con el tímpano. De repente, me quedé ojiplático: un montón de objetos vivos corrían por la acera como presas del pánico. Saqué mi instinto cazador y los perseguí todos y cada uno, hojas, bolsas de plástico y otras basuras que pueblan la calle. En algunas ocasiones con éxito me llevaba a la boca una hoja de morera y otras se me escapaban vivas. Me encanta perseguir todo tipo de objetos animados, tanto que mi cabeza no pensó que era el dichoso viento el que lo movía todo. Yo, el perro intelectual, engañado como un tonto por el viento. No sólo se mete en mis orejas, sino que además me ha humillado. Podía ver como otros perros se jactaban de mí, señalándome. [No puedo seguir]

Sí, ya me he dado cuenta, a estas hojas las mueve el viento.

Sí, ya me he dado cuenta, a estas hojas las mueve el viento.

Pero bueno, de todo se aprende. Hoy he vuelto a salir y hacía un poco de viento. Lo he ignorado con suma elegancia y he continuado mi camino obviando las hojas y papeles que se movían alocados. Por obviar he obviado hasta un trozo de pan que había en el suelo. Ya se la devolveré  al viento, ya. Hoy no hay lametazos. Un lametazo.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (5 votes cast)

Postales del mundo: María manda recuerdos desde Bruselas

Ya hace más de una semana que el telefonillo no sonaba. Horas esperando frente a él para ver aparecer a la cartera que me traía buenas noticias en forma de postal o la devolución de la renta, pero nada. Que no sonaba. Hasta que hoy un señor que se hace llamar electricista ha dicho que está roto, ¡¿cómo coj**** iba a sonar?! Perdonad mi lenguaje, lo escucho todo en la tele, eh.

Me he cogido un cabreo de mil demonios, me he ido al balcón y he contado hasta 10 antes de decir nada, pero estaba demasiado nervioso. He empezado a ladrar y los pájaros de en frente han volado atemorizados, sigo siendo un perro respetado, da gusto. Un poco más tranquilo ya he vuelto al comedor, me he sentado en la manta y me he puesto a pensar. Me he dormido. Al despertarme he seguido pensando y he llegado a la conclusión que, si llevaba más de una semana roto el telefonillo, era posible que el buzón estuviese lleno de cartas. Me he puesto nervioso, he intentado correr pero aún estaba endormiscado y me he dado de bruces contra el suelo. Me he levando y he corrido a cara de perro hacia el buzón.

Aquí me tenéis reflexionando. Disculpad la calidad de la imagen, le he dicho a la Jefa que se pille un iPhone, pero nada oye.

Aquí me tenéis reflexionando. Disculpad la calidad de la imagen, le he dicho a la Jefa que se pille un iPhone, pero nada oye.

Aquello era la guerra: he contado por decenas las cartas del banco -Bankia, que sepáis que como me volváis a cobrar comisión de mantenimiento me voy, no lo digo dos veces-, 5 folletos de Media Markt, 3 folletos de Brico Depot y finalmente lo que parecía una postal pero dentro de un sobre. Esto último me ha descolocado y al tratar de abrirla, nervioso, me he tragado al pobre Felipe, Rey de Bélgica, que presidía el sello. Lo he escupido como bien he podido y efectivamente, al ver el contenido, se trataba de una nueva postal.

Rápidamente he subido a casa para que el Jefe se muriese de envidia, pero he sido bastante cordial y también le he subido su correspondencia y unos churros para que desayunara, el pobre, bastante tenía con los dientes largos que le he puesto.

Es una postal que me manda mi amiga María, es muy simpática. Me la manda desde Bélgica, Bruselas, su capital, más en concreto desde la ‘Grand Place’, que para los menos duchos en francés, yo os traduzco: La Plaza Grande. Es muy chula, la plaza, aunque me comenta María que mis regalitos no estarían muy bien vistos por allí, ellos se lo pierden. No perdáis detalle de los dibujitos de la postal, en el sello salgo yo, clavadito oiga. Gracias por la postal Mary, un lametazo.

postal maria bruseles

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (5 votes cast)

Mis colegas Jacks y Duc

el blog de floc

El Jefe obligándome a hacer amigos. ¡Sé hacerlo solo!

Los Jefes están últimamente muy preocupados por mi vida social. Según entienden, soy muy abierto con los humanos, pero un poco pesado con los perros. Así que no paran de hablar de como solucionar este problema, que yo no lo encuentro, pero bueno. Ellos hablan delante de mí como si no les entendiera, menudos son, las pillo al vuelo. “Estaría bien que Floc hiciera amigos perros”, “es que Floc es muy pesado con otros perros”, “Floc deja esa zapatilla”. Me van a gastar el nombre.

Como sea, se han obcecado y esta semana me han presentado a unos cuantos perros, así, formalmente, no como los que me encuentro a diario por la calle, de los cuales me he hecho amigo enseguida demostrando que soy supersociable. Así que os los voy a presentar: son Duc y Jacks, mis colegas. Estoy intentando que se hagan un Facebook para poder quedar más a menudo pero son muy clásicos y prefieren el teléfono, parecen abuelos. Pero a lo que iba.

Jacks

Jacks es un golden, creo, no estoy muy al día en cuanto a razas de perros. Soy capaz de distinguir 233 tipos de jamón york pero no me pidas que diga más de 10 razas de perros. Como decía, Jacks es un colega así grandote pero que le gusta mucho liarla por ahí, pero con muy buen corazón, eso sí.

floc

Pasándolo teta con Jacks. Ahí se ve el pie de su Jefe Pedro. Bonita zapatilla, sí señor

Duc

La verdad, no sé bien como se escribe su nombre. Es lo típico que conoces a alguien por su apodo y ni tan siquiera sabes su nombre, pues algo parecido. El caso es que Duc es un crack, tiene 3 meses más que yo y cada vez que quedamos la liamos parda. Lo malo es que el muy canalla está más cachas que yo y, que no lea esto por favor, muchas veces me puede.

floc y duc

Partiéndome de risa con Duc. El tío mira a la cámara, pues no es él presumido ni nada…Se sepa que otras veces lo arrollo yo.

En fin, me hacía ilusión presentaros a mis colegas, para que luego digan de mí los Jefes. Un lametazo.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (4 votes cast)

Postales del mundo: ¡Toya me escribe desde Bilbao!

Llevo bastantes días sin actualizar el blog, la verdad es que estoy bastante atareado. Entre la alfombra, y esa nueva manta que los Jefes me han traído no doy abasto. Por si fuera poco los Jefes se han emperrado en que debo hacer mis necesidades exclusivamente en la calle, no sé que deria les ha entrado, pero llevo bastante mal eso de no dejar mis recaditos por las esquinas de la casa. Como me cabreen me subo a la cama y lo hago ahí mismo, no me conocen.

Como os decía, voy de culo y tengo el blog abandonado. Pero hoy ha sucedido algo por lo que bien vale la pena sacrificar una ratito de alfombra y escribir esta entrada.

broche_fieltro_cartera_correos

Reconstrucción de la escena. Imagen ficticia.

Venía de mi paseo matutino cuando a lo lejos he visto a la maldita cartera, las hemos tenido de todos los colores. Cartera, que sepas que el telefonillo de casa se ha roto, y no miro a nadie. ¿Por dónde iba? Ah, sí. Por un lado veía a unos 50 metros a la cartera dejando la mensajería del día, en el otro lado de la acera, un trozo de pan bimbo que según he olfateado parecía haber contenido algo parecido a salami. Mi cabeza era una montaña rusa pero tenía que decidir rápido, y contra todo pronóstico he saltado dirección a la mujer cartero. Cuando he llegado a su posición he intentado abalanzarme con todas mis fuerzas contra ella, para asustarla un poco, no soy un

quinquillero, pero el Jefe me tenía bien sujeto con la nueva correa. Algún día se olvidara de apretar ese botoncito que bloquea la correa, sí, y yo estaré esperando ese error. Pero sigo. Tras mi fracaso en el ataque a la cartera, he recordado el pan de molde con salami, pero ya era tarde, sin darme cuenta estaba dentro del recibidor de casa. Mi mundo se venía abajo, soy muy crítico conmigo mismo. En ese momento podría haber estado saboreando esos restos con sabor a salami.

Pero cuando todo pintaba de color negro, una postal ha aparecido entre la correspondencia alegrándome el día: con desgana a sabiendas que era para mí, el Jefe me la ha dado a la voz  de “otra postalita para tí, Floc”.

Mi amiga Toya (Toya, no olivido esa visita que tenemos pendiente) me escribió una postal desde Bilbao y además una postal muy chula,de un perro bastante guay, os dejo que lo comprobéis por vosotros mismos.

Mirad que postal más chula, ese perro tiene un aire a mí. Y 37 centimacos de sello ha comprado Toya, eso es una amiga.

A la espera de la próxima postal, esto engancha amigos. Un lametazo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (7 votes cast)

Viva el ciclismo

Creo que soy muy afortunado de haber nacido a primeros de junio. En mi SIP pone que

floc durmiendo

Le doy el visto bueno a esta manta, muy confortable.

nací el 1 de junio, aunque lo cierto es que lo hice el día 3, pero parece que tengo que hacer mucho papeleo para cambiarlo. Maldita burocracia. Decía que tuve suerte de nacer en junio. Veranito, la playa, las vacaciones de los Jefes. Pero todo esto se convierte en algo mísero si lo comparamos con lo mejor del verano: el Tour y la vuelta a España. Los sprints, los ataques, los gregarios, el aguador (este tipo de ciclista me hace mucha gracia, con la chepa llena de botellines), el dopping…todo esto me encanta del ciclismo, pero sin lugar a dudas lo que más me gusta de este deporte son las siestas que me pego escuchando el helicóptero de fondo. Bendito sonido. Sólo a veces me despierto si Perico Delgado grita un poco, pero como es bastante gracioso se lo perdono.

perro de horner

Ahí lo tenéis, Horner, campeón de la Vuelta

Debuté en mis siestas ciclistas en julio, con el Tour. Menuda exhibición de Froome. La verdad es que como os digo me pasé el Tour durmiendo, pero luego leía los resúmenes. Y qué decir de la vuelta, otra vez las mismas, y encima ganó un tipo que puso la foto de su perro con el maillot de campeón, olé.

Y es que si hay algo que puede competir con el jamón york, sin duda es dormir. Aunque espero que esto último no lo lean los Jefes. Lo malo es que las siestas de ciclismo deberán esperar por lo menos hasta las clásicas de primavera, porque lo que es el Tour de Catar y todo ese rollo de principio de temporada ni lo echan por la tele. Un lametazo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)

Postales del mundo!

Quiero abrir una nueva sección debido a una circunstancia que me ha hecho mucha ilusión y me ha alegrado el día.

Eran las diez de la mañana, suena el telefonillo, es la cartera. La mujer cartero. Pregunto quién es y no hay manera de entendernos. Intento sacar mi mejor léxico, pero nada. Me pongo nervioso y me cae el telefonillo, caramba. Por suerte, otros vecinos humanos han  logrado establecer comunicación con la cartera y le han abierto la puerta. He aguardado pacientemente ante la pantalla del videotelefonillo esperando a que se marchara la cartera, con el fin de no volver a cruzarnos una palabra más. A los 2 minutos mi paciencia se estaba acabando cuando al fin he visto que cerraba la puerta y, zas, he bajado como una exhalación los tres pisos que me separan de los buzones y he cogido la correspondencia. He tardado 8.2 segundos, 4 décimas mejor que mi anterior marca.

Como siempre, de mala gana he ido apartando cartas del banco, recibos y más recibos, y propaganda de Media Markt, ya me entendéis, hasta que ha aparecido algo inusual. A todo color y en un formato hasta el momento desconocido para mí, he encontrado lo que parecía ser una fotografía escrita por detrás y mandada por correspondencia. Presto, he buscado en Google de qué se trataba, bendito Google, hasta que he corroborado que se trataba de una postal.

Ya estaba claro. En la portada aparecían una serie de extraños edificios unos antepuestos a otros. En la base de la fotografía aparecía titulado “Rotterdam”. He recordad que el Jefe había estado estos últimos días por esta ciudad Holandesa y al parecer se acordó de mí. El caso es que hace una semana me explicó que se iba de visita a tierras holandesas, pero empezó a hablar de que si Rotterdam tiene el puerto más importante de Europa, que si la arquitectura es no sé cómo y no sé qué más, y terminé por desconectar. Lo típico que asientes con la cabeza cuando en realidad estás pensando en una loncha de jamón york. Pero bueno, os dejo que veáis vosotros mismos la postal que me ha mandado. Jefe, si lees esto, a partir de ahora te escucharé siempre, aunque me mandes postales tan vintage como esta que me has mandado.

Aquí la clásica postal que el Jefe me mandó, esta guapa eh...

Aquí la clásica postal que el Jefe me mandó, esta guapa eh…He tachado con el paint la dirección, hay que conservar la privacidad amigos. Haced click si queréis ampliarla al detalle.

 

Me ha hecho tanta ilusión que no quiero que sea la última vez en sentir la emoción de abrir el buzón y encontrar entre publicidad y facturas una bella postal. Dónde haya una carta o una postal que se quite el correo electrónico. Así que allá va mi llamamiento: si estáis por ahí, por el mundo, venden postales y sellos y os apetece, a mí me haría mucha ilusión recibir vuestras postales personalizadas y las sacaría aquí en mi bitácora. Sólo tendríais que pedirme por privado, en el formulario de contacto que también inauguro hoy, la dirección de envío. Estoy tan confiado de vuestra buena voluntad que voy a abrir una sección nueva que se llamará “Postales del Mundo” y que inauguro con esta primera postal. Muchas gracias de antepata, un lametazo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (7 votes cast)